Talaso Atlántico Baiona

Dirección: Mougás, Oia

A unos 10 minutos (en coche) de Baiona y muy cerquita de Oia, se encuentra este famoso centro de Talasoterapia (balneario con agua de mar) y spa con unas envidiables vistas del océano Atlántico. El hotel, en el que todas las habitaciones miran al mar ofrece habitaciones grandes y cómodas en las que descansar tras un magnífico día explorando la zona y disfrutando de sus piscinas de agua de mar.

Pero no es el único motivo para escoger este hotel, está en una de las rutas más bonitas de las Rias Baixas, de Baiona a Tui, a un paso del Camino de Santiago, y tiene un magnífico restaurante de cocina gallega con inspiración internacional (japonesa, italiana y portuguesa) y un producto magnífico que debería estar entre los imprescindibles para todo el que disfrute de la gastronomía.

Además, en los últimos años han renovado las habitaciones y ofrecen alquiler de bicicletas, todo un servicio top porque justo por delante pasa el corredor ciclista, que te permite ir desde allí a Baiona o incluso hasta A Guarda a pedales. Si no quieres ir tan lejos, tienes muy cerca el faro Silleiro y el bonito rincón de Oia con su monasterio y sus casas de piedra junto al mar.

CaracterísticasTalaso Atlántico
TipoHotel
AmbienteInternacional
UbicaciónCosta (talasoterapia)
DecoraciónTradicional
Restaurante | DesayunoSí – Arroces, mariscos, influencia internacional | Sí – Buffet
Aparcamiento

Además de las piscinas de agua de mar (necesario reservar) que puedes disfrutar todo el año, cuenta con su propia piscina al aire libre y solarium, abiertos en las temporadas de verano. No os pongo fotos porque no están permitidas en las zonas de SPA, pero os diré que el circuito tiene unas magníficas vistas sobre la costa, que en esta zona es golpeada salvajemente por el océano Atlántico.

Totalmente recomendado para:

  • Una escapada relax en pareja (o sola o con amigas) en plan desconexión y mimarse bien
  • Explorar más a fondo las Rías Baixas con vistas al salvaje Atlántico
  • Una escapada en familia con niños a los que les guste comer bien (y adultos a los que también)
  • Un roadtrip por Galicia (en cualquier época del año)