Montebelo Aguieira Lake

Un pequeño paraíso de cielos estrellados, actividades náuticas y paisajes únicos.

A tan sólo 30 minutos de Coimbra o Viseu, a menos de una hora de Aveiro y a poco más de hora y media de la Serra da Estrela se encuentra esta gema escondida a simple vista y que los amantes de las actividades náuticas conocen bien (grandes del piragüismo como el portugués Fernando Pimenta o los equipos noruego y chino vienen hasta aquí todos los años a entrenar para sus competiciones internacionales.)

Ya me conoces, yo no vine hasta aquí para subirme a una canoa o una moto de agua, ni para aprender a navegar (aunque clases hay), sino a escapar del mundanal ruido en mi escapada por el centro de Portugal. Y vaya si lo hice!

Te cuento por qué el Montebelo Aguieira Lake se ha convertido en uno de mis hoteles favoritos en el centro de Portugal:

1. Naturaleza y cielos estrellados

Puede que parezca obvio que cuando duermes al pie de un lago y rodeado de nada más que naturaleza, los cielos del hotel fuesen espectaculares, pero tras varios días recorriendo las maravillas en piedra de Coimbra, Batalha, Tomar, Alcobaça y Coz en el centro de Portugal, se me había olvidado lo que es mirar hacia arriba y quedarme embobada con el simple brillar de las estrellas.

Vale que las fotos no le hacen justicia, pero os podeis hacer una idea de las vistazas nocturnas que la falta de contaminación lumínica te puede regalar (las lucecitas blancas y rojas de la foto abajo son del camino del embalse.)

 

Claro que tampoco me esperaba esa tranquilidad de sentarse en el jardín y mirar al infinito sin una pantalla de ordenador delante y disfrutar con el simple placer de la compañía, las vistas y el sonido de algún pajarillo aquí y allá.

Pajarillos que se convierten en águilas pescadoras, cormoranes y garzas reales en cuanto te adentras en el que es considerado uno de los embalses más imponentes de todo Portugal. Ubicado en la confluencia de los ríos portugueses: el Mondego (que aquí divide la región de Coimbra de la región de Viseu y que, por si no has estado aún, es el que baña la ciudad de Coimbra) y el Dão (que riega una importante región vitivinícola), este embalse se convierte en un lago de aguas tranquilas por el que navegar y descubrir sus distintos paisajes.

Nosotros salimos a navegar por sus distintos paisajes de la mano de Sèrgio Silva, que nos llevó río arriba hasta Santa Comba do Dão, donde empieza una importante ecopista y donde el antiguo puente (de origen romano y ahora bajo el agua la mayor parte del año) impide la navegación. Cambiantes paisajes, aves maravillosas y el placer de navegar bajo puentes centenarios y en la más absoluta tranquilidad. Yo me empadronaba allí ¿Quién se apunta?

paisajes del embalse de Aguieiranavegar rio Dao

Y esta es tan sólo una pequeña muestra.

2. Como si fuese tu casa (con todas las partes buenas)

El Montebelo Aguieira Lake no es un hotel al uso. Y por eso es una recomendación top tanto para los que viajan en familia como los que viajamos con amigos.

En nuestro caso, nos quedamos en un apartamento de dos habitaciones dobles con cocina independiente, salón (con chimenea para esas noches de invierno) y salida directa a tu propio jardín (con su terracita y semiprivado.) Tienen algunos más pequeños (dos habitaciones y un baño, por ejemplo), pero también más grandes, como las villas premium, que tienen hasta su propia piscina y dos habitaciones más (que tenían pintaza y me apunto para un viaje futuro). Os dejo aquí unas fotos de nuestro apartamento, pero abajo teneis fotos que me han pasado de las villas con piscina ;-)

 

villas Montebelo Aguieira fotoshabitaciones Montebelos Aguieira Lake

Vamos, que tienes tu propio espacio con vistas a un lugar incomparable y en el que te puedes organizar como quieras. ¿Que quieres tranquilidad y leer un libro tranquilamente con vistas al embalse? Pues jardín. ¿Que quieres tomarte unas cañas al lado de la piscina y socializar algo más? Pues bajas (en coche o a pie) al edificio principal.

Y todo está pensado para que no tengas que salir si no quieres ¿Que quieres comer de restaurante pero no salir del apartamento? Pues puedes encargar la comida del restaurante y te lo suben. Y con el desayuno igual! Incluso puedes llevar tus propios víveres y cocinar algo (si es que te apetece cocinar).

3. Pensado para relajarte de verdad

Si algo me ha enseñado volver a viajar tras el COVID es que el espacio es un lujo y este hotel (aunque lleva resort en el nombre) ofrece este nuevo lujo de muchas maneras. Desde las villas y apartamentos que os comentaba antes a distintas piscinas (para niños, exterior con bar o la cubierta que ahora en verano no la usa casi nadie y es un lujazo), pistas de tenis y hasta un mini-golf. Todo con el espacio suficiente como para que no te cruces con nadie si no quieres.

Suma a esto un restaurante con cocina muy cuidada para que no tengas que cocinar y sigas disfrutando del buen comer portugués (que como os decía antes también te pueden llevar a tu apartamento) y desayuno buffet muy cuidado con vistazas sobre el embalse de Aguieira.

dormir en el centro de Portugal hotel con piscinaAguieira Lake Resort & Spa

 

Vale, la foto de arriba la hice a la hora del desayuno y no había nadie, pero después se estaba perfectamente también. Os dejo fotos abajo para que veais mis rizos y a qué distancia estaba el resto de la gente en la piscina.

Y el hotel es también un centro Spa con profesionales especializados que dan tanto masajes en pareja como ayurvédicos o el fantástico masaje que me dió Mariana con aceite de lavanda, que me hizo dejar de hacer fotos durante un buen rato (que ya era hora!) y que me dejó como nueva para seguir explorando la zona.

4. o no parar (si no quieres)

Además de las pistas deportivas, las piscinas, las actividades acuáticas (desde navegar como hicimos nosotros a motos de agua, clases de vela o kayak por el embalse), tienes un montón de cosas que hacer en la zona si como yo te estresa pensar que te has quedado todo el día tumbada al sol.

A 20 minutos, el hotel tiene un campo de golf de 27 hoyos, a medio camino hacia Viseu. En el sentido contrario (y casi a la misma distancia) tienes Coimbra, patrimonio de la humanidad y sin duda uno de los imprescindibles del centro de Portugal. Y si lo que quieres es explorar un poquito más cerca, están:

  • La ruta de las cascadas de Mortàgua, una pequeña ruta de 7 kilómetros (ida y vuelta). No es la única ruta de senderismo cercana, hay una más pequeña también en Mortàgua que se llama Percurso Pedestre da Fraga (en la misma página tenéis la info) y río arriba tenéis la Ecopista del Dao que os comentaba al hablar de nuestro recorrido en barco por el embalse.
  • El centro de interpretación de la batalla de Bussaco, sobre el conflicto militar que expulsaría a los franceses de Portugal a principios del siglo XIX.
  • Por aquí pasa la mítica EN2 (si no viajas mucho por Portugal probablemente nunca hayas oído hablar de ella) que es como la ruta 66 portuguesa y que cruza desde Chaves hasta Faro. Incluso tiene su propio pasaporte que puedes ir sellando según la vas recorriendo.
  • Los paisajes del Mondego (si tienes un poco de tiempo lo puedes recorrer en barco también) que incluyen la «biblioteca» o Livraria do Mondego, monumento natural de hace más de 400 millones de años y que es accesible desde la EN2.
  • El monasterio de Lorvao (yo lo he tenido que dejar pendiente, pero lo he añadido en mi lista) y numerosos recursos patrimoniales únicos de la zona, como los molinos de viento (hay un museo en Espinheira), los hornos de cal y las aldeas tradicionales como la de Tojeira.

Vamos, que es un planazo tanto si quieres relajarte a tope como no parar en todo el día.

CaracterísticasAguieira Lake Resort & Spa
TipoHotel – SPA
AmbienteInternacional
UbicaciónEntorno natural – Lago
DecoraciónModerna | Apartamentos
Restaurante | DesayunoSi – Portuguesa e Internacional | Sí – Buffet
Aparcamiento

Dónde: Vale da Aguieira, 3450-010 Mortágua (Embalse de Aguieira)