Qué ver en Monçao: un viaje fotográfico al borde del río Miño

Monçao

Últimamente he estado disfrutando de los fines de semana veraniegos en la costa norte de Portugal: pequeñas villas, muchas de ellas fortificadas, una atmósfera tranquila y buenas viandas son un gran atractivo a añadir a una costa espectacular y unas vistas del río Miño no menos interesantes. Hoy os llevo hasta Monçao, una villa fortificada a pie del río, con aguas termales y en frente de otra villa fortificada (del lado español): Salvaterra do Miño.

Por qué visitar Monçao

Fortificado, el casco viejo está en la cima de un monte con numerosas callejuelas estrechas y, a veces resbaladizos, adoquines. Si nunca habías oído hablar de Monçao hasta ahora, deberías saber que es famosa por tres razones principales: el vino (la variedad del alvariño del famoso Vinho Verde), las termas (que puedes disfrutar en las piscinas de las Termas de Monçao) y las murallas en las que sucede la historia de “Deu la Deu”.

Monçao view from the walls to the Minho river and the Galician border

 

Deu la Deu

“Deu la Deu” es una leyenda local cuyo origen se remonta aproximadamente al siglo diecisiete, cuando Monçao estaba rodeado por las tropas españolas (el río Miño ha visto más sangre…) La historia dice que en ese momento ya no quedaba comida en ninguno de los frentes y Monçao, seguro tras los muros, no podía aguantar más sin hacer morir a sus gentes de inanición.

Pero deu-la-deu Martins (supuestamente la esposa del alcalde) ordenó a sus gentes reunir tanta harina como quedase en la ciudad (no mucha) y cocinar tanto pan como pudiesen. En cuanto habían horneado todo el pan, se subió a la cima de la muralla y tiró el pan fresco a los españoles que se encontraban del otro lado gritando: “Deu la deu” (Dios lo dio). Éstos, pensando que la villa de Monçao tenía todavía recursos para sobrevivir unas cuantas semanas más, decidió marcharse y dejarlos tranquilos por un rato.

Vale que no hay evidencia real de esto, pero en Monçao encontrarás algunas estatuas de ella y la historia aparece en el emblema de la ciudad. Además, también puedes visitar la capilla de Deu-la-deu Martins en la Igreja Matriz, una pequeña y bonita iglesia románica cerca de la muralla exterior.

Igreja Matriz

Inside Igreja Matriz Monçao

Caminar entre las casas medievales y las calles empedradas

Caminar por el centro de Monçao, con sus pequeños callejones, puede dar esa impresión de abandono que muchos critican de las villas portuguesas, pero que no te confunda, entre esa maraña de calles hay joyas escondidas y un más que interesante tour fotográfico.

Medieval Monçao

En la foto de arriba, por ejemplo, da la impresión de que saqué la foto con un objetivo de ojo de pez o que combiné distintas fotos para ajustar el ángulo, pero la foto no tiene ningún retoque (salvo la marca de agua). Simplemente, las calles son retorcidas y los edificios tienen formas raras.

Modas Tony

Pensao Central

vende-se sign Portugal

Los viejos carteles que cuelgan de las paredes de muchos edificios cuentan historias sobre una villa tan importante, que tenía casi un alojamiento en cada calle y una tienda en cada puerta. Hoy, muchos negocios están reviviendo ese Monçao, paso a paso.

La semana pasada fueron las fiestas locales de Monçao: Nossa Senhora das Dores, así que las calles estaban llenas de luces y había un pequeño mercado en sus calles.

Monçao streets

Además, la Igreja da Misericórdia estaba llena de flores y decoraciones. En esta iglesia encontrareis diferentes estilos, del barroco al neoclásico, pero si yo tuviese que elegir una, sería el techo de madera. Eso y la forma en que los portugueses retratan a los santos. Mi hermana siempre dice que sus esculturas son más terroríficas que en otros países, con todas las gotas de sangre y los cuchillos clavados. ¿Qué opinais?

IMG_9232

Church Figurine Portugal

Sin olvidar el pequeño monaguillo escondido tras la puerta. Parece que alguien intentó robar las limosnas de dentro, porque el brazo está un poco roto. Pero la escultura es bastante mona.

Senderos hasta las termas

También hay un par de rutas de senderismo en Monçao que merecen la pena, una empieza justo debajo de la muralla y pasa por el borde del Miño, conectando éste con el balneario (sí, se puede entrar a las piscinas, aunque suelen tener bastante éxito). El paseo es fácil de pasear, incluso para los inexpertos y tiene un par de sitios para observar el río (y la frontera) o descansar.

Ah! y también podéis hacer la ruta al rededor de las murallas, que son patrimonio nacional portugués desde 1910.

Monçao wall and Igreja dos capuchos

Sí, hay mucho más, como el museo local, la cercana Torre de Lapela o el Palacio de la Brejoeira, pero así os dejo que exploreis por vuestra cuenta y que me contéis qué habéis descubierto vosotros.

 

¿Dudas? ¿Preguntas? ¿Correcciones? No te cortes, cuéntamelo aquí en los comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.